Los Mapas Mentales tienen numerosas aplicaciones en el mundo académico, desde resumir ideas para repasar un examen, hasta planificar las distintas fases de un trabajo, pasando por la realización de presentaciones. Sin embargo, en este artículo vamos a centrarnos en uno de los usos más populares de los mindmaps: la conexión de ideas.

 

 

Por: GoConqr, plataforma educativa online gratuita que apuesta por modernizar la educación a través del uso de las tecnologías.

 

Los Mind Maps, o Mapas Mentales, potencian nuestra capacidad de memorización y de asociación de ideas debido a una serie de principios. Te contamos en detalle de qué trata cada uno:

 

1. Pensamiento Radial:

 

¿Qué sucede cuando escuchas una canción, hueles una rosa o comes un helado? Cualquiera de estas acciones provoca un conjunto de pensamientos asociados en nuestro cerebro. De esta manera, cada olor, sabor, sonido o sensación puede ser representado como una esfera central de la que parten decenas, cientos o incluso miles de pensamientos. De este proceso mental deriva lo que se conoce como “Pensamiento radial”, cuya principal manifestación es el Mapa Mental. Tu cerebro es una Maquina de Asociaciones gigante; para ponerla en funcionamiento solo necesitas la “clave” adecuada.

 

2. Los Hemisferios del Cerebro:

 

La ciencia pone de manifiesto que nuestro cerebro está dividido en dos hemisferios: el izquierdo y el derecho, los cuales realizan una amplia gama de tareas intelectuales, llamadas “habilidades corticales”. Éstas incluyen: lógica, ritmo, líneas, color, listas, ensoñación, números, imaginación, palabra y estructura general. Cuanto más integradas estén estas habilidades, más capacidad cerebral tendremos para memorizar. Así, un Mapa Mental, a diferencia de otros métodos de estudio, activa numerosas habilidades corticales, favoreciendo una rápida memorización.

 

3. El poder de las imágenes

 

“Una imagen vale más que mil palabras”. Esta sencilla frase ilustra perfectamente este tercer punto. Las imágenes activan numerosas habilidades corticales, lo que, una vez más, mejora nuestra memorización y nuestra capacidad de asociar ideas y conceptos. Distintas personas tienen distintos estilos de aprendizaje, pero está demostrado que, de media, tenemos un porcentaje de reconocimiento de imágenes de entre un 85 y 95%. Por lo tanto, un mind map, que es esencialmente una imagen una vez elaborado, es un recurso ideal para estimular esta actividad cerebral.

 

Cómo Hacer un Mapa Mental para Conectar Ideas

 

Una vez vista la teoría, pasemos a la práctica y veamos cómo los mapas mentales te pueden ayudar en tus estudios. Es importante destacar que esta conexión de ideas tiene lugar tanto durante la creación y el estudio del mapa mental como posteriormente, al intentar recordarlo.

 

Veamos cómo funciona esta conexión durante la creación de un mind map: Supongamos que queremos hacer un mapa mental sobre Miguel de Unamuno, el escritor y filósofo español.  El primer paso sería crear nuestro nodo central:

 

 

A continuación,  crea varias ramas con las principales ideas sobre las que quieres desarrollar el tema:

 

 

El siguiente paso es llevar estas ideas al siguiente nivel e ir desarrollándolas. En este proceso de elaboración del mapa mental es precisamente donde reside parte de su magia. Mientras lo creas estás aprendiendo y realizando un proceso mental, resumiendo todo el temario que tienes que estudiar,  lo que favorece la conexión de ideas.

 

 

Continúe leyendo aquí: http://www.educacionyculturaaz.com/recursos/como-hacer-un-mapa-mental-para-conectar-ideas